Imprimir E-mail
Mack “E”… Un clásico de las autobombas
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

AYERMack es una marca conocida en el mundo por su producción de vehículos vocacionales, que han ganado fama por su imagen, durabilidad y fácil mantenimiento. Pero así como esta marca se ganó un lugar en la fabricación de estos camiones para tareas especiales, Mack tiene otra historia y muy importante. Por años fue el principal constructor de autobombas derivadas de camiones y autopropulsadas, más importante de Estados Unidos y uno de los más grandes del mundo.

Su primer vehículo camión de bomberos, fue presentado en el año 1912 y por más de 50 años fue líder del mercado.

Muchas de sus autobombas construidas hace más de 40 años, aún hoy prestan servicios por los rincones del mundo. Demostrando así su dedicación y calidad en el desarrollo de productos de excelencia.

Dentro de la historias de las autobombas Mack, encontramos el modelo E, un camión sobre el cual se desarrollaron varias versiones de autobombas.

El modelo de camión E, es uno de los más exitosos de la historia del Buldog y fue producido desde el año 1936 hasta entrado la década de los años 50. Este vehículo no sólo se destino a la carga, sino que también fue base de desarrollo de una exitosa generación de clásicas autobombas.

Hoy le estamos mostrando una curiosa unidad del modelo E, que se encuentra en un estado de abandono, pero totalmente íntegra en sus componentes. Esta versión es muy especial ya que cuenta con una doble cabina, para llevar hasta seis ocupantes, más el equipo de bombeo y el tanque de agua. El desarrollo de la unida ha sido realizado íntegramente por Mack.

El modelo convocado, fue ensamblado en la planta para autobombas de Mack que se encontraba ubicada en la región de Long Island, en New York y no en la planta de Pensilvania. Planta que hasta finales de los sesenta se dedicó a la producción exclusiva de camiones contra incendio.

El modelo en cuestión se estima que es del año 1940 y en esos días el modelo E venía equipado de serie, con un motor Mack, de 6 cilindros, propulsado por gasolina, que generaba una potencia de aproximadamente 55 HP, aunque a partir del año 1938, ya Mack ofrecía una versión diesel de 6 cilindros y una potencia superior a los 100 HP y una extra potente de 130 HP.

AYER

Una de las novedades que se observan en la autobomba, es su doble cabina, que fue diseñada desde la unión misma de dos cabinas del camión E. Lo que le permitió ganar mucho espacio interior y también posibilitó que las válvulas y tomas de agua del tanque se ubicaran en la parte central izquierda de la doble cabina. Todo esto para facilitar su acceso rápido al bombeo de agua.

El E, no era una autobomba de gran porte y de mucha capacidad de agua, pero era un vehículo de rápido acceso en aquellos años a los lugares céntricos de las grandes urbes como New York, donde ya existía congestión en el tránsito por calles estrechas.

Otro detalle a tener en cuenta, es que el E, fue desde su mismo comienzo uno de los camiones mas exitosos en la historia de Mack. Gracias al salto de calidad y tecnología que ofreció esta unidad. Para empezar fue un camión muy aerodinámico para aquellos años, ya que contaba con una cabina, compacta y baja. Con un parabrisas pequeño, lo que mejoraba considerablemente la resistencia al avance. También, su construcción represento para Mack otro avance, totalmente realizada en acero al 100%. Un detalle del diseño fue el alto contenido de cromo en su parte frontal, gracias a su parrilla o calandra de gran tamaño, en forma de V.

Como todo Mack de aquellos años, el chasis, ejes, motor y transmisión eran del mismo fabricante.

Lo cierto es que este camión autobomba se produjo en más de 50 variantes y por más de 15 años fue uno de los autobombas más fabricado con la mejor tecnología de aquellos años.

 
MGC Comunicación Corporativa S.A. de C.V.
World Trade Center
Montecito 38 Piso 33 Oficina 12
Col. Napoles
México D.F. C.P. 03810
e-mai: dgeneral@motoradiesel.com.mx

Aviso de Privacidad    Terminos Legales


Síguenos en:

Siguenos en Facebbok Siguenos en Twiter